La peor patada de la historia se vio el pasado viernes en el fútbol brasileño. João Caetano, defensa del Regatas, impactó la cara de Rafael Navarro, delantero del Botafogo. La jugada violenta dejó al zaguero con tarjeta roja y al atacante con toda la nariz rota.

ARTÍCULOS RELACIONADOS