La relación entre Juan Carlos Osorio y los hinchas del América de Cali está cada vez peor. Tras la derrota ante Atlético Nacional (0-2) los aficionados ingresaron al campo y el técnico tuvo que abandonar el Pascual Guerrero escoltado por la policía y el ESMAD.

Los aficionados escarlatas le reclaman al míster, además de los malos resultados, los cambios que realiza en los partidos. No es la primera vez que los fanáticos despiden con insultos, abucheos y silbidos al profe Osorio. En partidos anteriores también recibió este trato y tuvo que ser protegido por la policía. ¿En qué terminará todo esto?