Gerard Piqué reconoció que con la salida de Lionel Messi, el mejor jugador de la historia, el Barcelona perdió talento y magia.

El defensa azulgrana ha vuelto a ser noticia en el fútbol mundial. Esta vez es por cuenta de una entrevista que concedió tras la disputa del Trofeo Joan Gamper, en la que habló de la marcha del argentino. Estas fueron las palabras de Piqué:

SALIDA DE MESSI

«Sabemos que sin Leo perdemos una pieza muy importante. Es el mejor jugador de la historia. A nivel de talento no seremos tan talentosos pero el equipo ha de crecer en otros aspectos. Hay jugadores que tiene que asumir más galones y otros roles. Al final estamos obligados a competir e intentar ganar».

PÉRDIDA DEL BARCELONA

«Cuando se te va el mejor jugador de la historia tienes que ser realista y sabes que se te va una parte muy importante sobre todo en fase ofensiva, que generaba muchos goles y muchas asistencias».

UN GOLPE ANÍMICO

«Es un golpe anímico, sobre todo para los que hemos compartido mucho tiempo con él. Sabemos que nos hace mal y a él también. Y futbolístico, es obvio. Estás hablando del mejor jugador de todos los tiempos. Creo que el equipo se va a adaptar. Hay jugadores y talento y ahora lo que falta es conjuntar a la gente. Las cosas acabarán saliendo. Somos el Barça y al final acabaremos compitiendo por los títulos».

SENSACIONES DE PIQUÉ

«No es uno de los mejores días. Sabes que un día tiene que pasar, pero el equipo estaba tocado. Sobre todo los que llevamos más años compartiendo vestuario con él. La gente tiene ganas de ver fútbol en los estadios. Hay muchas ganas de hacerlo bien».

TRABAJOS DE PRETEMPORADA

«Es la primera vez en bastantes años que hemos hecho un ‘stage’, que hemos estado más de una semana fuera de casa en un hotel concentrados, entrenando fuerte. Se han ido incorporando los internacionales y el equipo está con buen ánimo».

PITOS A UMTITI

«Es una situación muy complicada. La gente tiene todo el derecho de expresarse, pero también si estuviéramos en su situación habría muchos que intentarían luchar lo que les toca y por lo que han firmado en su momento. Al final son trabajadores de un club. Es una situación complicada.

Entiendo que la gente se exprese, pero yo les diría que rememos todos juntos. Que ayuden al equipo. Estamos en una nueva era en la que necesitamos más que nunca a la afición. Los silbidos no ayudan, por mucho que haya gente decepcionada».