Han pasado 15 años desde aquel atentado que le cambió la vida a Luis Fernando Montoya y él sigue feliz de estar con su familia.

El campeón de la vida ha vuelto a ser protagonista en el fútbol colombiano. Esta vez es por cuenta de una entrevista, concedida al diario ‘La Tercera’ de Chile, en la que habló de su pasado, presente y futuro.

PRESENTE:

«Bien, contento. Aquí paso los días con mi esposa, con mi hijo, que estudia en Bogotá pero siempre está conmigo. La familia lo es todo. De ella parte la alegría, compartir, convivir, dialogar, que se preocupe por mí, y yo por ella. La familia es fundamental.

Soy muy respetuoso de la religión. Tengo mi creencia en Dios y en la Virgen. Yo afirmo que lo mío ha sido un milagro, que yo esté vivo, que yo haya dejado el marcapasos, el ventilador, ahora utilizo el oxígeno solamente para aspirarme o para dormir».

ATENTADO:

«Al principio no fue fácil dejar de preguntarme por qué a mí, pero con el tiempo comencé a ver todo con tranquilidad. Llenarse de ira y resentimiento no conduce a nada. Lo importante es vivir tranquilo, no hacerle daño a nadie, poder ayudar y colaborar con la gente que lo necesite.

A veces no se valora lo que se tiene. Tenemos que aprender a valorar. Si hoy tengo un pan, tengo que agradecerlo, porque no sé si mañana voy a tenerlo. Disfrutar de todo lo que tenemos de una forma buena y razonada».

Luis Fernando Montoya

OBJETIVOS:

«Una de mis metas es volver a abrazar a mi hijo. Dicen que es muy difícil, imposible. Yo lo voy a intentar, lucho todos los días con cinco horas de terapia para ver si lo puedo lograr. Si lo logro, voy a ser un berraco; y si no, también, porque así José Fernando Montoya entiende que el ser humano no se puede dejar vencer tan fácilmente, que tiene que luchar, sobreponerse a las dificultades.

Ese mensaje es el que yo quiero transmitir, además de unos valores que hoy tenemos por el piso como sociedad. No hay honestidad ni sinceridad; solo egoísmo y falta de tolerancia, respeto y disciplina. Siento que esa es mi misión cuando llevo un mensaje a los colegios en Bogotá y Medellín».

FÚTBOL:

«Veo mucho fútbol: de Colombia, del resto de Sudamérica, de Europa. Hoy en día se puede ver todo con un simple televisor o un computador. Incluso, cuando estoy un poco triste o decaído, pido que me pongan un partido de aquella Libertadores que gané con Once Caldas.

Hombre, yo veo los partidos y digo ‘fui un berraco’. Gané la Libertadores con un equipo que no era el mejor de América, pero supe venderle la idea a los muchachos de que el fútbol es disciplina, respeto, de saber ubicarse y copar espacios, que cuando se recupera la pelota hay que saberla utilizar, distribuirla bien; y cuando no se tiene, hay que refugiarse para recuperarla y volver a iniciar el ataque. Ese es el fútbol, ya está inventado».

77Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!