Guilherme Marinato, guardameta del Lokomotiv Moscú de Rusia, salvó la igualdad ante el FC Ufa con esta decisiva intervención en el último minuto.

La quinta y última jornada futbolera en fin de semana de julio ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes lugares del mundo donde ha habido actividad.

Dicho de otra manera, representada por los hechos más llamativos que han derivado de la acción en competiciones locales como la Liga Bancomer MX de México e internacionales como los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla, por mencionar algunas.

Uno de los sucesos que se presentó durante las últimas horas y que ha dado mucho de qué hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por Guilherme Alvim Marinato durante el deslucido empate a ceros del Fútbol Club Lokomotiv Moscú (0-0) ante el Fútbol Club Ufa, en partido valido por la primera jornada de la Liga Premier de Rusia.

El arquero brasileño, nacionalizado ruso, salvó un punto para el vigente campeón de la liga rusa al detener una pena máxima que él mismo había cometido sobre Sylvester Igboun. Guilherme Marinato vaciló al lanzador con un bailecito tan provocador como efectivo.

Se jugaba el minuto 90+3 del compromiso cuando el árbitro pitó el penalti. Todo estaba dado para que los locales se quedaran con los tres puntos en la última jugada. Sin embargo, el portero visitante le ganó la partida al lanzador y sentenció la igualdad definitiva en el electrónico.