Un problema cardíaco acabaría con la carrera profesional de este mediapunta kosovar que estaba en los planes de Josep Guardiola.

Hay muchas cosas que no sabemos de nuestros ídolos; su pasado, su infancia, sus sacrificios, sus ilusiones, su familia y un sin número de sucesos que jamas imaginamos y que con su fútbol pasan a un segundo plano. Llamativo resulta saber que idolatramos a los futbolistas por su manera de jugar y no por su condición humana.

No es nada nuevo decir que detrás de cada jugador hay una gran historia de lucha y sacrificio que los propulsaron en su camino a la gloria y el reconocimiento mundial. Sin embargo, no todas las historias tienen un final feliz o que sirvan como ejemplo para los más jóvenes. También hay un sinnúmero de casos en los que el protagonista perdió su rumbo y terminó tomando el camino equivocado. Ese es el caso de Sinan Bytyqi (15/01/1995), quien sobrevive como ojeador después de ser una promesa del fútbol mundial.

El mediapunta kosovar lo tenía todo para triunfar en el deporte rey a sus 22 años. Fichado por el Manchester City en 2012, pasó su última temporada cedido en el Go Ahead Eagles de la segunda división de Holanda y cuando había conseguido que Josep Guardiola se fijase en él (tras sus buenas actuaciones en la Eerste Divisie), tuvo que poner fin a su carrera futbolística por un severo problema cardíaco (miocardiopatía hipertrófica) que podría costarle la vida si no se controlaba a tiempo.

Historia de Sinan Bytyqi

Nacido en Kosovo en 1995, la joven promesa tuvo una infancia tormentosa. Sus padres intentaron huir de una nación golpeada históricamente por los conflictos armados cuando era todavía un bebé pero fueron deportados. A los 14 años, decidió emigrar en solitario a Viena y fue ahí donde empezó su sueño. Sinan Bytyqi fue descubierto por un ojeador citizen mientras jugaba para la Selección sub-19 de Austria y tras recalar en las categorías inferiores del club inglés, estuvo a las órdenes del ex-futbolista francés Patrick Vieira.

A los 22 años se ha visto forzado a poner punto y final a su sueño. Retirarse y punto. Afortunadamente para Sinan Bytyqi, podrá seguir ligado al mundo del fútbol. El Manchester City ha decidido no soltarle la mano y tras regresar a Inglaterra, Txiki Beguiristain le recibió para ofrecerle un puesto en el club. Finalmente, acordó con el club que pasaría a formar parte del equipo de ojeadores. Se encargará de seguir a los futbolista cedidos y remitir informes sobre ellos al club, además de apoyar a esos jóvenes que están a préstamo.

15Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!