La caída ante Brasil ha servido para ratificar que los «hinchas» se acostumbraron a culpar al defensa del Pachuca de las derrotas nacionales.

Cumpliéndole a sus hinchas y demostrando por qué son los actuales campeones de los Juegos Olímpicos, la Selección de Brasil se impuso como local (2-1) ante su similar de Colombia, en partido valido por la octava jornadas de las Eliminatorias Sudamericanas rumbo al Mundial de Rusia 2018.

Los goles de Joao Miranda y Neymar Júnior fueron suficientes para que el elenco carioca se quedara con los tres puntos, completara 15 unidades y se mantuviera en los puestos de clasificación directa a la Copa del Mundo. Al termino del compromiso, que llamó la atención del continente entero, el nombre de John Stefan Medina Ramírez se convirtió en tendencia nacional, una vez más, tras ser señalado como el gran culpable de esta nueva derrota nacional.

Tal y como sucede cada vez que Colombia pierde un partido con él en la cancha, los periodistas y los hinchas han sacado sus mejores armas para caerle encima al defensa del Pachuca de México. La gente, especialmente aquellos que en la vida han pisado un campo de fútbol, se ha especializado en acusar al lateral antioqueño de manera injusta por las derrotas cafeteras. Malacostumbrados a vivir en un país donde es más fácil destruir que construir, hoy he querido expresar mi opinión sobre este tema que ha acapara la atención de toda la nación.

Stefan Medina en Selección Colombia

No es el mejor, pero tampoco el peor

Está confirmado que Stefan Medina es un hueso duro de roer para la afición colombiana. Fue llamado por José Pékerman en las Eliminatorias rumbo a Brasil 2014 y tuvo un par de partidos pésimos que lo condenaron. Es cierto que el antioqueño era un jugador muy joven y sin experiencia cuando debutó con el seleccionado tricolor en 2013. Tuvo dos duros partidos y cometió errores de inexperto que le costaron a Colombia varios goles y puntos en el camino a Brasil. Pero hoy, con mucha más experiencia y con un nivel aceptable, ha demostrado que no es tan malo como la gente dice. Eso sí, no creo que sea tan bueno como para dejar en la banca a un grandísimo jugador como Santiago Arias. Ahí si creo que pecó de exceso de confianza el estratega argentino.

Evidentemente no estamos hablando del mejor lateral derecho colombiano del momento, pero tampoco del peor. Los títulos y la trayectoria que ha labrado en apenas 24 años avalan lo que estoy diciendo. Muchos son los futbolistas cafeteros que se han retirado sin por lo menos igualar las estadísticas de Stefan y aún así también formaron parte de la selección. En definitiva su problema siempre será que la gente lo terminará juzgando por sus primeros compromisos con la camiseta tricolor. Para él no habrá segundas oportunidades.

Estamos influenciados por los medios

Aunque pareciera que mi malestar es con los hinchas y el trato injusto que se le está dando a Stefan Medina, tengo muy claro que la culpa no es toda de ellos. En el fondo sé que mucho tiene que ver en esto la influencia de los medios y la descarada forma en que periodistas, comentaristas y analistas deportivos de los diferentes canales nacionales han desprestigiado las actuaciones del lateral derecho.

Puede que para muchos sea yo el que está viendo las cosas como no son, pero he llegado a sentir que cada vez que a Colombia le marcan un gol buscan la manera de culpar a Medina. Si la anotación fue con un centro desde la banda izquierda, la culpa es de Stefan por no cerrarse. Si el tanto llega desde la derecha, la culpa es de Stefan por dejar centrar. Y si nos marcan de penalti, la culpa es de Stefan por no decirle a Ospina hacia que palo iba el cobro del rival. Yo sé que esto suena muy exagerado, pero en realidad hasta ese punto ha llegado el empeño de los medios por acabar con la presencia de Medina en la selección.

Lleva el apellido de Atlético Nacional

Si bien es cierto que los medios utilizan su poder para manipular las emociones de los hinchas, también está claro que los segundos saben usar sus armas para culpar a Medina de las caídas cafeteras. Las redes sociales se han convertido en el epicentro de todo tipo de burlas y críticas sin fundamento que solamente son capaces de hacerle a un jugador de Atlético Nacional. Y es que es precisamente ésta otra de las razones por las que los aficionados no toleran al futbolista antioqueño, aunque muchos digan que no. Su procedencia verdolaga provoca que los seguidores de equipos como Millonarios, Santa Fe y Medellín, entre otros, elaboren los memes que en las horas posteriores a los partidos circulan en todos los perfiles de las diferentes plataformas digitales.

Y quiero finalizar expresando que lo más triste de todo viene cuando se olvidan que detrás del futbolista hay un ser humano que al igual que tú, que yo, que tu madre o que tu hijo, siente cada palabra, sufre cada crítica, llora cada decepción y celebra cada victoria. A los «hinchas» colombianos se les olvida que Stefan Medina es una persona. Que también merece respeto. Que tiene derecho a representar al país. Que cada vez que se pone la camiseta de la Selección Colombia se deja la piel sobre el césped para poder dibujar una sonrisa en el rostro de sus más de 45 millones de compatriotas.