Sergio Padt, guardameta del Groningen de Holanda, tuvo mala suerte en su aventura ofensiva durante los minutos finales del partido.

La tercera jornada futbolera en días laborales de agosto ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes lugares del mundo donde ha habido actividad internacional. En otras palabras, marcada por los hechos que han derivado de la actividad en competiciones locales como la Liga Águila de Colombia, e internacionales como la Europa League y los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Uno de los sucesos que se presentó durante las últimas horas y que ha dado mucho de que hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por Sergio Padt durante la dolorosa derrota del Football Club Groningen (2-0) ante el Stichting Betaald Voetbal Excelsior, en partido valido por la segunda jornada de la Eredivisie de Holanda. El portero visitante puso las sombras y las luces en un encuentro en el que, por culpa del poste, terminó siendo el villano de la película.

El guardameta del Groningen tuvo mala suerte en la última jugada del compromiso. El arquero subió a rematar cuando el partido agonizaba, pero su remate pegó en el poste y el rebote lo aprovechó uno de los rivales para marcar desde mitad de cancha. Sergio Padt quiso marcar el tanto del empate que lo convertiría en el héroe de su equipo, pero terminó siendo el villano para unos hinchas que, en todo caso, aplaudieron su intención.

Video Thumbnail
15Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!