Los pequeños jugadores del equipo catalán, campeones del World Challenge Cup, le dieron una lección de deportividad al mundo entero.

La cuarta y última jornada futbolera en fin de semana de agosto ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes lugares del mundo donde ha habido actividad internacional. En otras palabras, marcada por los hechos que han derivado de la actividad en competiciones locales como la Liga Águila de Colombia y la Liga Santander de España, e internacionales como los partidos amistosos entre selecciones.

Uno de los sucesos que se presentó durante las últimas horas y que ha dado mucho de que hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por los Jugadores Infantiles del Fútbol Club Barcelona durante la ajustada victoria (1-0) ante el OMYA Arena Football Club, en partido valido por la gran final del World Challenge Cup de Tokio 2016. Los pequeños futbolistas azulgranas se llevaron todos los aplausos tras quedarse con el trofeo y dejar para el recuerdo un gesto de deportividad que le está dando la vuelta al mundo.

Un solitario gol de Xavi Planas fue suficiente para que los Infantiles del Barcelona se proclamase campeón. Sin embargo, la imagen del compromiso fue la de los inocentes culés consolando el llanto incontenible de sus rivales japonés. Uno por uno fueron dando ánimos, abrazos y palmaditas a los inconsolables jugadores nipones para que levantasen la cabeza y disfrutasen del buen papel que habían tenido en un torneo donde fueron finalistas.

ARVE Error: The video is likely no longer available. (The API endpoint returned a 404 error)

33Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!