Con goles de Krohn-Dehli e Iborra, Sevilla se impuso (2-1) ante Barcelona en partido valido por la séptima jornada de la Liga Española.

Unos 40.000 espectadores se dieron cita en el siempre eufórico Ramón Sánchez Pizjuán para presenciar el emotivo choque entre estos equipos dirigidos por Unai Emery y Luis Enrique, respectivamente, que sobre el papel aparecía como uno de los más atractivos de la fecha. Después de un gran espectáculo vivido durante la mayor parte del juego los puntos se quedaron en casa.

Las tablas se mantuvieron hasta el final de un primer tiempo movido, con muchas opciones de gol y a la altura de lo planteado en la previa. Los visitantes controlaron las acciones de principio a fin a través de la posesión de la pelota y generando las mejores posibilidades de cara a portería. Por su parte, los visitantes optaron por esperar en su campo y buscar en el juego largo, además de la pelota quieta, ese primer tanto de la ventaja. En todo caso, la expectativa de cara al complemento se vino en aumento después de lo visto en los 45 minutos iniciales.

Efectivamente, para la segunda parte las emociones se vinieron a bajo y eso permitió que Michael Krohn-Dehli (minuto 52), pusiera en ventaja al visitante. Arrancada de Gameiro por banda derecha. Superó la marca de Alba. Mathieu pudo pararlo, pero tenía amarilla y no le entró. Puso un centro. Sergi Roberto no acertó a despejarlo y apareció en el segundo palo Krohn-Dehli para rematar a gol.

La emotividad de los sevillano se extendió hasta el punto que Vicente Iborra de la Fuente (minuto 58), amplió rápidamente la distancia. Buena jugada individual de Krohn-Dehli en el extremo del área. Enganchó para quitarse de encima dos rivales y sacó un centro bombeado al punto penal. Iborra sorprendió por detrás de todos y conectó de cabeza para vencer la resistencia de Bravo.

Reaccionaron los azulgranas, adelantaron sus líneas y encontrar por intermedio de Neymar Jr (74 minutos), el tanto del descuento. Disparó Sandro en la frontal y Tremoulinas lo tapó con la mano, el árbitro se percató de la imprudencia y no dudó en sancionar la pena máxima. Tampoco dudó mucho Neymar con su cobro que terminó en el fondo de la red y devolviendo las esperanzas a un Barcelona que finalmente no consiguió ni la igualdad.

17Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!