El delantero uruguayo relata en esta emotiva entrevista los duros momentos que vivió y todo lo que sufrió después de agredir al defensa italiano.

Luis Suárez sigue siendo noticia en el mundo del fútbol. Luego de dar de que hablar por sus goles, por su campaña en el Liverpool, por su gran momento y por su llegada al Barcelona, el atacante charrua ha vuelto a ser portada en los principales diarios deportivos a cuenta de unas declaraciones publicadas este lunes.

Durante una entrevista concedida a ‘TV3’, de la cual te comparto algunos extractos a continuación, el ex-Peñarol revela algunos detalles de los objetivos que se ha creado en su nuevo equipo, de las ganas que tiene de debutar, de lo que han sido estos primeros meses en España y, principalmente, de la crisis que vivió después del polémico mordisco que le dio a Giorgio Chiellini en pleno partido del Mundial Brasil 2014.

«Sentí que había arruinado mi carrera. Al principio no quería saber nada de nadie, me encerré con mi familia, aunque luego reflexioné, pedí perdón y me sentí liberado. Por entonces empezaban los contactos con el Barça, y en cuanto Guardiola me llamó para decirme que estaba hecho, me eché a llorar, por la situación que estaba viviendo y por el respaldo que me estaba ofreciendo el Barça. Me sentí feliz por el compromiso que el club demostró conmigo».

Luego, llegó la sanción, que le obligaba a trabajar en solitario, al margen de sus nuevos compañeros: «Me tocaba trabajar en el gimnasio, evitando las cámaras y los ‘paparazzi’; fueron momentos complicados porque no me sentía profesional, creía que me estaba escondiendo, que estaba haciendo algo que no debía. Pero todo eso me tocó por un error que cometí, lo asumo y acepto las críticas».

Pero hay que dar vuelta a la pagina y por eso Luis Suárez mira hacia adelante asegurando haber cumplido el sueño de «jugar en el equipo en el que siempre quise jugar. Si tengo la posibilidad de retirarme acá, en el Barça, sería la carrera perfecta». Gran muestra de cariño la del uruguayo con la institución azulgrana que nunca dejó de creer en él.

En cuanto a su participación en el Bernabéu, se muestra prudente: «Aún no me imagino jugando porque eso te puede jugar malas pasadas, pero sí que me imagino con los compañeros, preparando el partido. No es mi forma de ser pedirle al entrenador que me haga jugar ese partido. No me atrevo a decirle a Luis Enrique que quiero jugar en el Bernabéu. Si no juego no me voy a enojar, quiero apoyar a mis compañeros y valorar el hecho de sentirme jugador».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!