El italiano Di Cesare realizó esta descalificadora patada que sacó del partido y dejó con pocas posibilidades de volver a jugar a su compatriota Ivano Baldanzeddu.

En el fútbol como en la vida, hay personas que «predican, pero no aplican». Jugadores que ante la gente son unos y dentro de la cancha se convierten en otros. Por fuera del campo son un ejemplo a seguir y dentro de él se dejan llevar por las emociones que genera el juego, hasta el punto de ser señalados.

Uno de ellos es el hasta ahora desconocido Valerio Di Cesare, centrocampista del Brescia, un equipo que compite en la segunda división del fútbol italiano, quien en las últimas horas ha dado mucho de que hablar por propiciar esta escalofriante entrada a uno de sus rivales, justamente pocos días después de liderar una campaña de la no violencia entre hinchas.

El ya criticado futbolista italiano es tema del momento en las redes sociales por ser el autor de una de las patadas más descalificadoras de toda la historia, que no sólo provocó la rotura total de ligamentos de su colega afectado o su ausencia en las canchas por un año, sino que podría acabar con su carrera de futbolista profesional.

El lamentable suceso se presentó durante el partido de Serie B que enfrentó a Virtus Entella y Brescia. Tras un choque en la disputa de un balón dividido, Ivano Baldanzeddu, la «víctima» de esta escalofriante entrada, llevó la peor parte. La fuerza desmedida aplicada por el rival acabó con el también jugador italiano en el hospital más cercano.

Como era de esperarse, el árbitro no dudo un sólo segundo en sancionar la infracción y expulsar a Di Cesare, al mismo tiempo que los médicos del cuadro visitante retiraban en camilla al hasta hoy futbolista, quien estará por lo menos unos 12 meses alejado de las canchas, considerando la gravedad de la rotura de ligamentos de su rodilla derecha.



ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!