El brasileño saltó desde el banquillo para cambiarle la cara al equipo azulgrana, con la complicidad de Messi, en un complicado compromiso.

En un Camp Nou casi que completamente lleno, Barcelona hizo valer su condición de local para derrotar (2-0) al Athletic Bilbao, en el partido que abrió las acciones de la jornada sabatina en esta tercera fecha de la Liga Española.

Con este resultado, los ahora dirigidos por Luis Enrique llegan a 9 puntos, suman su tercera victoria en línea, mantienen el invicto y se ratifican en lo más alto de la tabla de posiciones. Para redondear su buen sábado solo falta que Real y Atlético se hagan daño entre sí durante la disputa del primer derbi madrileño de la competición ibérica.

Las tablas en el marcador se mantuvieron hasta el final de un primer episodio aburrido, decepcionante, sin ritmo y con pocas ocasiones de gol. Ambos conjuntos le apostaron a la presión alta, a no dejar jugar al rival y eso provocó que la mayor parte del encuentro se desarrollara en el centro del campo. Tan bajo fue el rendimiento del encuentro que solo minutos antes del descanso los catalanes tuvieron un par de oportunidades de ponerse en ventaja, pero la mala puntería de Munir no se lo permitió.

http://www.dailymotion.com/video/x25w0p3_all-goals-barcellona-2-0-ath-bilbao-13-09-2014_sport

En la etapa complementaria llegaron los cambios, ambos técnicos movieron sus fichas y con éstas llegó la apertura en el marcador. Sería precisamente Neymar (minuto 79), que había ingresado en lugar de Munir, el encargo de poner en ventaja al local. Messi recibió de Busquets. Estaba centrado y vio la carrera de Neymar por la izquierda. Le metió el balón al hueco y el brasileño controló en la frontal, se internó en el área y definió con calidad el mano a mano con Gorka.

No pasó mucho tiempo antes de que volviera a aparecer Neymar (minuto 84), para aumentar las diferencias en el marcador. Otra vez Messi el autor intelectual de la anotación. El argentino entró por la derecha. Rompió a Laporte y cedió a Neymar. El brasileño la paró, y se permitió el lujo de ajustar el disparo al palo izquierdo de la portería visitante.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!