El ex-futbolista argentino revela que su compatriota Diego Maradona celebró con dudas su famosa anotación ante Inglaterra.

Han pasado casi 3 décadas y la ‘mano de Dios’ sigue dando de que hablar. El responsable de que 28 años después se haya vuelto a hablar del polémico gol de Diego Maradona en el Mundial de México 86 es Jorge Valdano, testigo de la histórica acción, quien ha recreado para la prensa aquel momento.

El ex-jugador argentino relató lo sucedido durante una entrevista concedida a Iñaki Gabilondo que emitirá ‘Canal Plus’ el próximo 24 de septiembre. Además de referirse a los momentos más importantes de su carrera profesional, ‘El Poeta’, como se le conocía al futbolista gaucho, reveló las dudas con las que Maradona celebró su tanto ante Inglaterra en las semifinales de la citada Copa del Mundo.

«Me di cuenta de que algo pasaba cuando oí gritar gol a Diego, era un grito con duda dentro».

Jorge repasó esa etapa por la selección y explicó las sensaciones de Maradona tras el, considerado por muchos, gol del siglo. «Cuando Maradona lo metió fui consciente al instante de que entraba en otra etapa de su vida, que estaba en la historia del fútbol en el mismo lugar que Pelé. Necesitaba de un golpe de efecto así porque en aquel momento incluso en Argentina la gente dudaba de su categoría y esa obra le consagraba».

valdano sobre mano de dios

En cuanto a su etapa como técnico del Real Madrid, Valdano admitió, refiriéndose a Butragueño, que «sentar a un Dios es dificílismo y si además es amigo, todavía más». De Raúl dice que «era distinto, era uno de esos jugadores con los que era difícil equivocarse sobre todo por su pasión competitiva. Es un crack mental por su inteligencia, que no sé por qué la gente no se la suele reconocer, y por su entrega. Desafiaba los límites permanentemente y ganaba siempre él».

El gaucho también habló sobre el Atlético de Madrid y el trabajo realizado por su compatriota Diego Simeone. «Simeone lo ha hecho de maravilla y lo ha definido entendiendo que el siguiente partido ha de ser siempre una final. Es un caso de liderazgo, uno puede estar más o menos de acuerdo con su juego, pero ha modificado la estructura mental de todo un equipo y de toda una afición que durante mucho tiempo se sintió condenada por la mala suerte y ha hecho que se olvide incluso de la mala suerte».

Como ex-directivo del Real Madrid en la actualidad, cree que «el peor sitio para ver un partido es un palco. Yo aprendí autocontrol en el palco y ya puedo ver un partido sin pestañear». De su club piensa que «ha apostado por los héroes, sabe que para liderar el fútbol mundial hace falta tener grandísimos jugadores cueste lo que cueste porque eso atrae las miradas».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!