Aunque muchos crean que fue injusto, el argentino es el único jugador que obliga al equipo rival a cambiar su estilo de juego cuando lo enfrenta, por mencionar algunas de las razones.

El Mundial Brasil 2014 ha terminado como inició: con polémica. Lo que empezó con criticas arbitrales tras el penalti «regalado» a Brasil en su debut ante Croacia, ha terminado con la proclamación de Lionel Messi como el mejor jugador del campeonato, algo que lógicamente no ha gustado a muchos fanáticos del balompié considerando que hubo algunos futbolistas con mejor nivel.

Una vez se supo que el capitán de Argentina había sido premiado con el Balón de Oro comenzaron a llover los insultos hacia la FIFA y hacia su sistema de elección para este tipo de premios. Para quienes creen que el organismo mundial decidió darle este reconocimiento a Leo por simple consuelo y no por merecimiento, es que precisamente va dedicada esta nota en la que simplemente quiero exponer porqué yo si estoy de acuerdo en que ‘La Pulga’ fue el mejor jugador de esta Copa del Mundo.

Corrió más de lo que jugó
Acostumbrados a ver ese Messi que se hacía el distraído en el centro del campo mientras esperaba que le cayera una pelota para irse en busca del gol dejando rivales en el camino, durante el torneo me sorprendió mucho ver el compromiso en marca que adquirió Leo para ayudar al objetivo del equipo. Dejó atrás la necesidad de brillar como la estrella que es, para convertirse en un obrero más dentro del terreno de juego. Eso también tuvo su valor en el estudio técnico de la FIFA.

messi con el balón de oro del mundial

Su humildad estuvo presente hasta último momento
En el fútbol de hoy en día es muy normal ver a la figura de un equipo brillando solamente en acciones ofensivas. Sin embargo, pese a tener en casa cuatro Balones de Oro y toda la plata del mundo, el atacante del Barcelona no dejó de correr ninguna de las bolas que perdió durante los diferentes partidos. Su humildad se vio reflejada en todas los ataques que evitó gracias a su entrega por la selección.

Único futbolista que obliga al rival a cambiar su estilo de juego
Si bien es cierto que Robben por sus gambetas, James por sus goles y Mascherano por su sacrificio, también merecían este galardón, quedó claro durante la fase final del torneo que el ariete gaucho fue el único jugador del Mundial que obligó a que equipos como Holanda y Alemania, sin dejar de mencionar a Bélgica y Suiza, mermaran su poderío ofensivo para tratar de contrarrestar la magia de este argentino. Ver a jugadores como Kuyt, Fellaini, Mertens y Sneijder, entre otros, preocupados por defender, es algo que solo logra el mejor jugador del mundo.

El Fútbol va mucho más allá de los goles
Sin juzgar y respetando la opinión de cada uno, quiero terminar concluyendo que la polémica que se ha generado en torno a este nuevo reconocimiento que ha recibido Messi tiene que ver con un tema cultural. La gente no ve más allá de los goles, no entienden que «un gol salva un jugador, pero un pasegol salva un equipo» y como Leo no marcó durante las fases finales del campeonato, entonces no mereció este premio. Pero si se pusieran a analizar el Fútbol de otra manera y dejando de pensar que «goles son amores», entenderían muchas de las cosas que a diario pasan en este deporte.

83Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!