El experimentado atacante brasileño fue despedido del Atlético Paranaense tras no asistir a los entrenamientos por andar de fiesta.

Bien dicen por ahí que «el que es, no deja de ser»… esta popular frase también aplica en el fútbol y una muestra de ello es Adriano Leite Ribeiro, considerado en algún momento uno de los mejores del mundo, quien no ha podido dejar de lado su afición por las fiestas y por el incumplimiento al comportamiento debido.

El experimentado futbolista brasileño no sólo es recordado por sus espectaculares jugadas y bonitos goles que marcó durante su carrera profesional, sino que también será siempre identificado por su parrandera forma de ser y los múltiples escándalos que protagonizó durante su vida deportiva.

El más reciente lo ha hecho al servicio del Atlético Paranaense, equipo al que llegó esta temporada, que ha castigado severamente al delantero carioca que no asistió a dos entrenamientos por haber estado de fiesta. El no ha pasado por alto el hecho y por eso ha decidido prescindir de los servicios del jugador, tras la temprana eliminación en Copa Libertadores.

«El delantero Adriano Leite Ribeiro ya no forma parte del personal del Club Atlético Paranaense. Se tomó la decisión de mutuo acuerdo entre el jugador y el club», reza el comunicado del equipo brasileño.

El ex-Inter de Milán se ausentó durante los entrenamientos del jueves y el viernes y fue visto en la noche del mismo jueves en un concierto de la cantante Anitta en un club nocturno de Curitiba.

Cuatro partidos y un gol después, ‘El Tanque’ vuelve a estar sin equipo. Algo que, al parecer, al futbolista no le preocupa. El brasileño dejó este mensaje en su perfil de una red social.

«Expreso mi gratitud al Atlético Paranaense. Mi objetivo en este club se ha cumplido y he vuelto a los terrenos de juego. Ahora vamos a disfrutar de lo que más me gusta hacer, ¡jugar al fútbol! ¡qué Dios los acompañe!», sentenció el jugador.

Ahora queda por ver si el regreso de Adriano a los terrenos de juego tras más de dos años de inactividad se queda en una simple anécdota o el futbolista, tras su última metedura de pata, logra encontrar otro equipo que crea en su recuperación.

9Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!