La particular acción de Aaron Hunt, jugador del Werder Bremen, le ha dado la vuelta al mundo como el gesto deportivo del fin de semana.

«El fútbol es para vivos»… es una de las frases que más escuchó cuando juego o veo fútbol amateur, profesional o élite. Es muy común que un jugador trata de sacar ventaja de todas las formas, sin importar si se perjudica al rival, con tal de salir victorioso.

Sin embargo, me place contarles que todos los que juegan fútbol piensan así. También están los futbolistas que actúan en torno a otra filosofía y que prefieren hacer las cosas legalmente para poder al final ser fieles a una de las frases que más me llama la atención: «es mejor una derrota honrosa, que una victoria vergonzosa».

Uno de ellos es el futbolista alemán Aaron Hunt, al servicio del Werder Bremen, quien le está dando la vuelta al mundo gracias a un gesto deportivo sin muchos precedentes en la historia. Pese a las necesidades de su equipo, el atacante germano le dio una lección a todos los que dicen que «en el juego y en el amor, todo se vale».

Corría el minuto 74′ en el encuentro que medía al Nuremberg con el Werder Bremen de la 24ª jornada de la Bundesliga cuando Aaron Hunt cayó dentro del área local. El colegiado Manuel Gräfe señaló penalti al entender que hubo derribo, pero el propio Hunt, en un alarde de deportividad, hizo un claro gesto al colegiado de que no era penalti. El árbitro rectificó y pitó falta a favor del local.

Y es que este partido estuvo marcado desde el inicio por la sana voluntad de todos los futbolistas de ayudar al colegiado. Ya en los primeros minutos de partido el japonés Hiroshi Kiyotake, del Nuremberg, admitió que fue el último en tocar el balón cuando el colegiado dudaba entre señalar saque de puerta o córner.

Video Thumbnail
17Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!