El habilidoso volante alemán sufre una lesión en la parte posterior del muslo, a la altura del isquiotibial, que mantiene en alerta a su país.

Con el Mundial a la vuelta de la esquina, selecciones y jugadores que disputarán el certamen viven más pendientes que nunca del tema de las lesiones. A pocos meses de que inicie la cita orbital cualquier molestia física podría impedir estar presente en ella y por eso se trabaja con mucha más precaución de lo habitual.

Sin embargo, en algunos casos el cuidado no sirve de mucho y la necesidad de tener que competir siempre al máximo nivel termina cobrando caro. Eso es precisamente lo que ha pasado con jugadores como Walcott, Khedira, Suazo, Rossi o Falcao, quienes ha puesto en duda su presencia en Brasil 2014 por culpa de alguna delicada lesión que los mantendrá varios meses al margen de la actividad deportiva.

Las lesiones de los cracks han encendido una alerta Mundial que espera, para bien del fútbol y del espectáculo que gusta a los fanáticos, apagarse algunas semanas antes de la próxima cita orbital. La idea es que cada equipo pueda contar con sus mejores armas y no tenga que lamentarse la ausencia de alguna «estrella» que dará mucho más nivel al torneo global.

Esa alarma es la que se ha encendido en las últimas horas en Alemania tras una nueva lesión de Mesut Özil, quien deberá estar varias semanas alejado de las canchas adelantando sus trabajos de recuperación.

El siempre talentoso volante germano sufre una lesión en la parte posterior del muslo, a la altura del isquiotibial, según anunció en rueda de prensa su entrenador, el francés Arsene Wenger.

«El mínimo es de tres (semanas) y el máximo es de seis. No soy suficientemente experto para saberlo, es una lesión de grado dos en el tendón de la corva, así que diremos cuatro semanas».

El ex-jugador del Real Madrid se lesionó en el partido de vuelta de octavos de final de Champions ante el Baryen de Múnich, jugado el martes en Alemania, en el que los «gunners» fueron eliminados de la competición europea.

Mesut Özil fue sustituido tras el descanso por el checo Tomas Rosicky y, según ya informó el técnico de su equipo tras el encuentro, el primer diagnóstico apuntó un desgarro en los isquitibiales de su pierna dominante.

5Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!