El fichaje del atacante brasileño ha resultado ser mucho más costoso de lo que en un principio se había estipulado y declarado de manera oficial.

Bastante agridulce es el presente del Barcelona; por una parte hay mucha alegría gracias a la importante victoria (0-2) conseguida en su visita al Manchester City en los octavos de la Champions. Y por otro lado hay tristeza tras el perder el liderato de la Liga Española, luego de caer (3-1) ante la Real Sociedad.

Pero el tema de los resultados y el rendimiento del plantel en las diferentes competiciones no es lo único que preocupa por estos días a la institución azulgrana. En las oficinas del club se afronta una batalla legal que podría compararse con la definición de algún título deportivo.

Obviamente, se trata del lío que se ha armado con respecto al fichaje de Neymar, quien ha terminado costando al conjunto catalán mucho más de lo que se esperaba.

Cada día que pasa, el importe total de la operación sube un poco más. En estos momentos, ya se eleva a 111,7 millones de euros si se añaden los 13.5 que ha pagado el Barcelona por supuesto fraude a Hacienda y la multa correspondiente, si se prueba su culpabilidad, que oscilaría entre 5,5 y 54,6 millones.

Lo que empezó siendo un traspaso valorado en 57,1 millones de euros, de hecho es la única cifra que el Barcelona reconoce como traspaso en sí, en estos momentos ya se ha doblado al incluir todas las cantidad pagadas en esta operación y que están confirmadas por el club azulgrana, el padre de Neymar y ahora con Hacienda.

En la primera rueda de prensa que dio Josep Maria Bartomeu como presidente del Barça explicó todas las cifras alrededor de este asunto. Aunque las desvinculó de lo que consideran como traspaso, admitió que se habían pagado al Santos 7,9 millones por el derecho de tanteo sobre tres jóvenes promesas, y podrían añadirse 2 millones más si Neymar es finalista del Balón de Oro y otros 4,5 como penalización si no se disputa un amistoso en Brasil.

Las empresas del padre del futbolista cobrarán 4 millones por patrocinio, 2 por scouting de jóvenes jugadores, 2,5 para la Fundación Neymar y 2,7 como comisión por ser agente de su hijo. Además, había otros 10 millones para el futbolista como prima de fichaje o signing bonus como lo calificó el club. Y ahora, lo de Hacienda.

4Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!