Uno de los más importante y llamativos es poder proclamar a su Bayern Múnich campeón de la Bundesliga sin perder ningún partido.

Cuando uno habla de historia, de récords, de marcas o de estadísticas extraordinarias, obligado se ve a mencionar a Josep Guardiola, un entrenador que lo ha ganado todo y aún así lucha día tras día por superarse. A su éxito deportivo se le suma ese factor humano que lo convierten en uno de los más recordados por todos los tiempos.

Durante su paso por el Barcelona nos acostumbró a verlo ganar y levantar títulos. Muchos aseguraron que su trabajo no tenía mucho mérito porque fue afortunado de dirigir una generación de futbolistas nunca antes vista. Sin embargo, Pep decidió alejarse un tiempo y volver a la actividad pero ahora al servicio del Bayern Múnich, donde con menos estrellas que en su anterior equipo está obteniendo logros muy similares.

Acostumbrado a buscar la perfección, el estratega español va camino de pulverizar los registros de Jupp Heynckes, que la temporada pasada —además de ganar Liga, Copa, Champions y Supercopa alemana— batió 25 récords históricos de la Bundesliga, 15 menos que los que Guardiola puede terminar superando durante esta temporada.

De los 40 registros que puede pulverizar Guardiola tres de ellos los tiene a tiro. Si gana a Friburgo y Hannover, igualará el récord de 14 victorias consecutivas en una misma temporada que estableció el Bayern 2012-13. Además, está cerca de empatar una plusmarca del Bayer Leverkusen —24 partidos invicto desde el comienzo de la temporada— y otra del Borussia Dortmund —28 encuentros seguidos sin perder en una misma campaña—.

De hecho, el ex-técnico azulgrana ya ostenta varias plusmarcas en solitario: entrenador debutante que más partidos acumula invicto (20), campeón de invierno con más puntos (47) y mayor número de victorias en la primera vuelta (15).

Por si fuera poco, continúa extendiendo el legado de su predecesor: el Bayern acumula 45 encuentros sin perder en Liga, 57 choques marcando de forma consecutiva y 29 partidos sin perder y anotando, al menos un gol, lejos del Allianz Arena.

Ahora, el gran desafío del «Perfect Team» será convertirse en el primer equipo que gana la Bundesliga sin perder un solo partido. El propio Bayern se quedó a las puertas con una sola derrota en la campaña 1986-87 y 2012-13. Ahora con Pep en el banquillo la ilusión de hacer historia vuelve a apoderarse de los aficionados bávaros.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!