Roberto Baggio, un crack que logró el milagro que busca Falcao

El histórico futbolista italiano sufrió la misma lesión del colombiano cuatro meses antes del Mundial y pudo volver a jugar fútbol 77 días después.

Si hay algo que nos diferencia a los colombianos antes los demás seres humanos es la fe y la esperanza que siempre guardamos, por más complicada que parezca la vida. Eso ha quedado una vez demostrado con la reciente lesión de Falcao García, que podría perderse el Mundial de Brasil.

‘El Tigre’ se rompió el ligamento interno de su rodilla izquierda y para ese tipo de lesiones se prevé unos seis meses de recuperación. Sin embargo, existe una mínima posibilidad de que Radamel logre estar en forma mucho antes y consiga recuperarse antes de la cita orbital.

Siendo más realistas, sólo un milagro podría lograr que el atacante del Mónaco se recuperara antes de lo normal. La buena noticia es que ese milagro que necesita Falcao ya lo hizo posible Dios con otro gran jugador, el recordado e histórico italiano Roberto Baggio, quien incrementa nuestra fe.

Roberto Baggio, histórico jugador italiano

Roberto Baggio, histórico jugador italiano

A sus 35 años, el ídolo azurri sufrió en febrero, a cuatro meses del Mundial de Corea y Japón 2002, una rotura de ligamento cruzado en la rodilla derecha, la misma que acaba de sufrir el máximo goleador de la historia en la Europa League.

Baggio pudo volver a jugar fútbol 77 días después, un 25 de abril, con el Brescia, al que ayudó a salvar del descenso marcando goles determinantes durante varios importantes que ratificaron su buen estado de forma y su recuperación total.

Todo el mundo quedó sorprendido de lo sucedido y ese sentimiento aumentó cuando el seleccionador italiano Giovanni Trapattoni no convocó a Roberto Baggio para el Mundial en el que Brasil se proclamó por última vez campeón del mundo, esta decisión fue muy criticada desde Italia y provocó su posterior retiro de la selección nacional.

¿El secreto? El delantero alquiló un complejo médico exclusivo donde trabajaba 12 horas diarias. Fortaleció sin parar los grupos musculares que ayudan al sostenimiento del cuerpo y eso permitió que el injerto de ligamento se adaptara más rápido a su cuerpo.

Teniendo en cuento ello, aumentan aún más las posibilidades de el “milagro” se repita con Falcao. Él se ha caracterizado por su disciplina, voluntad, profesionalismo y saludable vida, factores que serán determinantes en su proceso de recuperación, que esperemos sea igual o más pronta que la de Baggio.


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!