En el fútbol de Rumanía se presentó esta curiosa jugada que puede tener incluido uno de los fallos más increíbles y uno de los mejores goles del año.

La gente dice que «después de la tempestad, viene la calma»… esa frase llevada al fútbol se puede interpretar de distintas maneras y en los últimos días durante un partido de fútbol en Rumanía quedó demostrada, gráficamente, una de ellas.

Los protagonistas de la particular jugada, que será siempre recordada como una de las más llamativas de este año 2013, fueron un defensor y un delantero del Cluj, Vasile Maftei y Damjan Djokovic, respectivamente, quienes le dieron la vuelta al mundo a través de uno de los vídeos más compartidos en las redes sociales.

En resumidas cuentas, se trata de una acción que reúne dos de las cosas que más genera sensaciones en el fútbol: fallo y golazo. La gente sufre cuando un futbolista pierde una clara opción de gol, pero se alegra bastante cuando saca su magia para marcar un bonito tanto.

Transcurría el primer minuto del partido liguero y un tiro de esquina aparecía como la primera llegada de peligro del conjunto local. El centro fue bien dirigido al centro del área, la pelota se paseó entre hombres y atrás Vasile Maftei se perdió frente al arco una increíble opción.

Parecía que pasaba el peligro y los hinchas guardaban el aliento para el grito de gol. Sin embargo, la jugada siguió y su compañero Damjan Djokovic anotó un curioso tanto con un remate de media distancia, que dejó sin reacción al portero visitante.

Fue doble fallo y golazo que resumen lo que ha sido una de las jugadas más curiosas del año y que fácilmente podría pasar a la historia como una de las más paradójicas, teniendo en cuenta que está compuesta por acciones totalmente contrarias.

Moraleja: «después de un increíble fallo, viene un golazo»…

[responsive_vid]

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!