El portugués lo hizo con uno de sus arrogantes gestos, mientras que el brasileño le pasó por el frente y le dijo: «¡toma!».

Como se esperaba desde el mismo momento en el que se supo que Real Madrid y Chelsea se enfrentarían, el partido estuvo bastante lleno de morbo por el lado que se le mire. Sin embargo, el gran protagonista de la noche fue José Mourinho, ex-entrenador del Real Madrid, quien había puesto picante en la previa y a quien le dedicaron los goles del cuadro blanco.

Cristiano y Marcelo marcaron los goles con los que el Real Madrid derrotó 3-1 al Chelsea y se proclamó campeón del International Champions Cup, un torneo amistoso que se disputó en Estados Unidos. Tanto el ariete portugués, como el defensa brasileño, no desaprovecharon para dedicar sus anotaciones a quien fuese su entrenador hace unos meses y con quien las cosas no terminaron de la mejor manera.

Cada uno lo dedicó a su estilo. El primero fue Marcelo, que abrió el camino de la victoria con una descolgada por el centro del campo. El lateral merengue se dirigió hacia el entrenador portugués cuando pasaba por su banquillo mientras festejaba su tanto airadamente y decía: «¡Toma!».

Poco antes, justo tras marcar y cuando el jugador se acercaba hacia sus compañeros para festejar el tanto, miró por encima de los madridistas hacia el banquillo del Chelsea donde estaba Mou.

Luego, fue el turno de Cristiano Ronaldo, quien empezó desquitándose con un soberbio golazo de tiro libre. El atacante portugués también miró al banquillo, puso cara de pocos amigos, se golpeó el pecho con sus manos tratando de enviar un mensaje claro: «yo soy Ronaldo»…

Cristiano marcó otro gol pero esta vez no lo dedicó a Mourinho, sino al mundo en general, con un nuevo gesto llamativo y un grito de desahogo que se tuvo que haber escuchado en medio del bullicio de los aficionados que disfrutaron del entretenido juego.

En conclusión, Cristiano y Marcelo fueron las figuras del juego. Ambos dedicaron sus goles a Mourinho y fueron los que más intentaron sorprender al Chesea en jugada individual, bien con disparos a puerta o intentando superar con regates la nutrida zaga defensiva del cuadro inglés.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!