Una segunda autopsia arrojó que el atacante ecuatoriano murió por culpa de una enfermedad indetectable en el corazón.

Han pasado un par de días desde que se confirmó la lamentable muerte del atacante ecuatoriano Christian Benítez, quien se cree que falleció en Qatar por culpa de un paro cardiorespiratorio, y en gran parte del mundo aún se sigue hablando de su inesperado deceso.

Los motivos son varios, pero están relacionados con lo sorprendente que fue su muerte y con varios detalles de su fallecimiento que en las últimas horas hicieron públicos los directivos de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), en cabeza de su presidente Luis Chiriboga, quien conoció de antemano los resultados arrojados en una segunda autopsia realizada al cuerpo del ex-atacante del América de México.

«Chucho estaba condenado a morir, tenía una enfermedad del corazón que solo podía ser descubierta después de su muerte», señaló Chiriboga en declaraciones a periodistas en el coliseo ‘Rumiñahui’, donde se ha instalado la capilla ardiente con los restos mortales del astro ecuatoriano.

El directivo de la federación aseveró que se ampliará el informe del médico de la selección de Ecuador, Patricio Maldonado, para esclarecer las razones de la inesperada muerte del goleador, quien fue hospitalizado al sentir fuertes dolores estomacales.

Por su parte, el brasileño Anderson Martins, ex-compañero de Benítez en el club qatarí El Jaish, señaló hoy en unas declaraciones recogidas por el periódico ecuatoriano El Comercio que «Benítez acudió al hospital más cercano al hotel en el que estaba, pero era el mejor hospital de Catar porque no es un hospital para gente de Catar, es un hospital de ‘cinco estrellas’, para extranjeros».

«Nosotros sabemos que Benítez tuvo dolores en el estómago, después fue para el hospital, le dieron tratamiento y atención, pero después de una hora que estuvo con el medicamento para los dolores en el estómago, le llegó un ataque cardiaco por algo que no sabemos», agregó.

El sepelio de Benítez se llevó a cabo durante la tarde de este sábado en el cementerio «Monte Olivo», a las afueras de Quito, donde sus seguidos, familiares y amigos le dieron el último adiós a este gran futbolista que se lleva en su tumba un pedazo de nuestros corazones.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!