El estratega español ha utilizado al francés Franck Ribéry como el famoso ‘falso 9’ que empleó con Leo durante su época con el Barcelona.

Dos compromisos ha necesitado Josep Guardiola para establecer el sistema de juego, la formación y los jugadores claves que utilizará durante su primera temporada en el Bayern Múnich, equipo que dirigirá después de haberse dado un año sabático y de haber dirigido al mejor Barcelona de la historia.

Tan buena ha sido la adaptación de Pep en el actual campeón de Europa que durante su primer partido amistoso de la pretemporada goleó con contundencia (15-1) a un equipo conformado por obreros del club. Dos días después hizo lo mismo ante un modesto equipo de la tercer división, al que le convirtió nueve goles.

La clave del éxito que ha comenzado a sembrar corre por cuenta de la pasión que siente por la pizarra. Por eso, lo primero que ha hecho Guardiola nada más desembarcar en Trentino, donde el equipo prepara la pretemporada, ha sido poner en práctica eso a lo que tanto tiempo ha estado danto vueltas. El sistema con el que quiere revolucionar la Bundesliga.

En todos los encuentros que ha dirigido, el técnico ha ensayado con un esquema 4-1-4-1 en el que Ribéry, en el papel de Lionel Messi, o sea, haciendo las veces de ‘falso 9’, y Mandzukic han sido sus hombres en ataque.

Eso sí, la figura de los extremos desaparece y, en cambio, la presión, el balón y el pase vuelven a ser los protagonistas principales de su fútbol. Un estilo parecido al que se esperaba de él, pero que se reinventa con el toque innovador que aporta este nuevo sistema.

Guardiola ya definió al 'Lionel Messi' de su Bayern Múnich

De cara al curso que viene, todo apunta a que Kroos, Schweinsteiger (ahora lesionado y de vuelta en Múnich), Robben y Müller formarán la segunda línea. Mientras que Javi Martínez se convertirá en el enlace entre la defensa y el centro del campo. Alaba, Dante, Boateng y Lahm serán el fuerte del equipo, y Neuer estará en la portería.

Este es el primer boceto que ha dibujado el técnico, pero aún tiene que hacer hueco a Mario Götze, que aunque continúa lesionado desde el mes de mayo, el miércoles se entrenó de nuevo en una sesión suave.

A pesar de lo que muchos pensaban en la recta final de la pasada campaña, Guardiola sí quiere a Arjen Robben en su cuerpo de fieles escuderos. Así se lo ha transmitido al holandés en varias ocasiones, durante las charlas que ha mantenido en algunos de los entrenamientos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!