Bernd Schuster, George Weah, Ryan Giggs, George Best y Alfredo Di Stefano, jugadores que no necesitar de ello para estar en la historia.

Lionel Messi ha sido elegido durante cuatro consecutivos como el mejor jugador del mundo, algo que nunca nadie había logrado hasta ahora. Pese a ello, hay muchos «fanáticos» del fútbol que creen que para que Leo sea recordado como uno de los mejores de todos los tiempos, debe ganar un mundial de fútbol con la selección Argentina.

La gente recuerda a Maradona y Pelé por sus brillantes participaciones en cada uno de los mundiales que jugaron, por eso a Messi se le exige que levante una copa del mundo para que concrete así su entrada al olimpo del fútbol mundial como uno de los mejores de la historia.

Lo que no saben esos «hinchas» que exigen un mundial al crack del Barcelona es que a lo largo de la historia del fútbol han habido jugadores que son recordados como uno de los mejores, pero que ni siquiera experimentaron lo que era jugar un partido de fútbol en un mundial, que, junto a los Juegos Olímpicos, representa el torneo más importante del ámbito deportivo.

Muchos son los futbolistas que nunca jugaron un mundial y por eso esta nota va dedicada a cinco de ellos, quizá los cinco que más recuerda la gente y que no necesitaron minutos en un mundial para ganarse el respeto y la admiración de los fanáticos del fútbol.

Siguiendo esa línea, a continuación te comparto un llamativo ‘top 5’ de esos grandes futbolistas que nunca jugaron un mundial y que se ganaron su lugar entre los mejores. Las razones son tantas como los jugadores que se han tenido que retirar sin saber lo que es participar con su selección en un certamen de esta magnitud.

Grandes futbolistas que nunca jugaron un Mundial

5. Bernd Schuster:

No le faltó equipo, pues hizo parte de una sensacional generación de futbolistas alemanes que jugaron tres finales seguidas de Mundial. Sin embargo, una constante disputa con la Federación Alemana, el técnico de entonces Jupp Derwall y algunos compañeros de equipo, lo llevaron a renunciar al combinado nacional con tan sólo 24 años de edad.

Fue también tres veces campeón en España con Real Madrid y Barcelona y con éste último, alcanzó el subcampeonato de la Copa Europea (hoy Liga de Campeones) en 1986.

4. George Weah:

Este libeariano comenzó su carrera de la mano de Arsene Wenger en el Mónaco francés y desde la primera temporada despuntó como gran figura. De ahí que pasara al Paris Saint Germain donde se consagró al ganar la Liga Francesa y alcanzar las semifinales de la Champions League, certamen en el que terminó como máximo anotador en 1995.

El gran año no sólo le permitió ganar tanto el Balón de Oro como el premio FIFA al mejor jugador del mundo, sino que le significó la contratación en el AC Milan. En el club italiano ganó dos scudettos. Weah intentó hasta lo imposible por llegar a un Mundial apoyando tanto deportiva como económicamente a su Selección, pero nunca lo logró.

3. Ryan Giggs:

Una de las estrellas más notables de la historia del Manchester United. El galés ha ganado todo lo posible con su club: 13 ligas, 2 Championes League, una Intercontinental e incluso el trébol (Premier, FA Cup y Champions League) en 1999.

Lamentablemente con la selección de su país no alcanzó nunca el objetivo de clasificar a un Mundial en las cuatro eliminatorias que participó durante sus mejores años.

2. George Best:

Algunos lo citan como el mejor jugador que vieron jamás por su inmejorable técnica, cargada de velocidad, balance, versatilidad y una extraordinaria capacidad goleadora. Best es una de las grandes leyendas del fútbol por lo que hizo afuera y adentro del campo.

Vistiendo la camiseta del Manchester United, equipo en el que debutó como profesional después de ser seleccionado a los 15 años, anotó 179 goles y se coronó campeón europeo en 1968, lo que le significó hacerse merecedor del Balón de Oro.

Con su natal Irlanda del Norte, no tuvo mucha suerte, pues en el mejor momento de su carrera, el resto del equipo se quedó corto en la pugna por la clasificación y cuando finalmente lo logró después de 24 años (1982), Best ya estaba de salida.

1. Alfredo Di Stefano:

No es difícil señalar que probablemente la ausencia más grande que han tenido los mundiales, es la de este fenómeno del fútbol, Di Stefano, que recibió dos veces el Balón de Oro y ganó un total de 13 ligas locales.

La historia de Di Stefano con los Mundiales es muy particular: con su Argentina natal, se perdió Brasil 50 y Suiza 54 por retiro de la federación ‘gaucha’; posteriormente, tras nacionalizarse como español en 1956, compitió (en aquellos tiempos se podía) para lograr un cupo a Suiza 58 pero la selección ibérica no consiguió la clasificación.

Finalmente, contribuyó para que España llegara a Chile 62, pero una lesión muscular justo antes del gran certamen, lo dejó por fuera.

Fuente: Golgolgol.net

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!