El estratega portugués se despidió del conjunto merengue ante un Santiago Bernabéu divido y confuso por su labor ejercida.

José Mourinho se va del Real Madrid y el pasado sábado, después de derrotar (4-1) al Osasuna en su último partido como técnico del club, ofreció en rueda de prensa sus palabras de despedida para una institución en la que no pudo brillar como se esperaba.

Las últimas declaraciones de Mourinho no fueron ajenas a su controvertida forma de ser y estuvieron enmarcadas por sus polémicas respuestas, sin olvidar las buenas cosas que deseo al cuadro blanco para su futuro. Además, el estratega luso habló un poco de la actualidad del fútbol mundial y de lo que posiblemente será de su vida en esta nueva etapa.

En esa línea, primero, criticó el fútbol moderno. «Luchar contra la hipocresía como un principio de vida vale la pena, porque te sientes bien contigo mismo. Luchar contra la hipocresía de pensar que vas a ganar, no vale la pena».

Luego, el entrenador portugués confirmó que ha empezado a aceptar mejor las derrotas. «Veinte títulos en todos los países son muchos, pero me di cuenta de que quería ganar más a menudo y entendí que no ganar es parte de mi vida profesional. Así que la derrota está lejos de ser un drama. Y fue siempre un punto de partida para evolucionar, ahora más».

También habló de su forma de entender un equipo. «Creo que el éxito depende de los objetivos de un grupo. Y cada vez es más difícil que un grupo funcione como un grupo. Los valores se han perdido, la educación y capacitación del personal es cada vez peor y está más influido por los principios morales que se están perdiendo».

Mou quiere cerrar la polémica que siempre le ha acompañado con la prensa española. «Desde mi debut profesional siempre he sido de cerrar y abrir ciclos sin hablar de sus aspectos negativos. Voy a tratar de hacerlo y no hablar de la prensa española».

Por último, tiene claro dónde quiere vivir cuando acabe su periplo profesional. «Setúbal, mi casa, mis recuerdos. Fue en Setúbal donde empezó todo. Tengo 50 años, no puedo mirar tan lejos, a pesar de saber que el tiempo vuela y todo pasa en un abrir y cerrar de ojos. Yo sólo quiero ser feliz. Nada más».

Video Thumbnail
0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!