Las opciones que tiene el cuadro catalán pasan por el nivel que pueda desplegar el argentino frente al Bayern Múnich.

Entre las muchas cosas que ha dejado esta Champions League hay un par de datos concretos que ratifican teorías que se venían manejando desde hace rato. Por un lado se comprobó que el Bayern Múnich es equipo más efectivo y contundente en la actualidad; y por otra parte quedó demostrada la ‘Messidependencia’ que se vive en el Barcelona.

Lionel Messi se lesionó en la ida ante el PSG y por ende no pudo estar a tope en el partido de vuelta, ni en el primer juego de esta semifinal ante el Bayern Múnich. Messi jugó entre algodones los últimos minutos del encuentro ante el PSG y lo hizo solamente para asegurar el pase del Barcelona a las semifinales.

En la liga no pudo actuar durante cuatro jornadas y reapareció en Alemania para enfrentar al Bayern, aunque se notó la falta de ritmo y se puso en duda su alta médica para el choque. Se acerca la hora del partido de vuelta y la noticia positiva para los catalanes es que Messi está volviendo a su desenfrenado ritmo y así quedó demostrado con los minutos que jugó ante el Athletic Bilbao.

A los 30 segundos de pisar el césped de San Mamés el argentino esprintó y chutó a puerta. A los ocho marcó un gol magnífico. Messi ya ha demostrado en numerosas ocasiones la clase de jugador que es, así que las opciones de que el Barcelona logre la remontada pasan por él. Y todos lo saben.

‘La Pulga’ ya fue fundamental en la remontada ante el Milan, donde logró dos de los cuatro goles en el Camp Nou. En la vuelta ante el PSG dio la asistencia a Pedro nada más entrar al campo, sin estar recuperado de su lesión. En Múnich jugó después de un par de partidos sin hacerlo. Necesitaba jugar y el cuerpo técnico entendió perfectamente que para que Messi llegara en condiciones al encuentro ante el Bayern tenía que salir en San Mamés.

En Bilbao disputó 32 minutos, pero a los treinta segundos de entrar el campo ya había dejado claro cuál era su estado. Ayer hizo trabajo de recuperación en ‘San Joan Despí’. El objetivo es cuidarle, no correr riesgos, que él se sienta bien y que juegue. Ni más, ni menos. “¿Cómo no vamos a depender del mejor del mundo?” se preguntó Vilanova.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!