El portero merengue reconoció que “a veces no viene mal un llamado de atención”, en referencia a su sonada y ya repetida suplencia.

Iker Casillas regresó a la titular del Real Madrid después de dos partidos sin hacerlo y para atajar en un partido de Copa del Rey. Las decisiones de Mourinho siguen generando polémica a nivel mundial y siguen llenando de rabia a los hinchas merengues, quienes ya le hicieron saber al estratega luso (a punta de chiflidos) que no están de acuerdo con la manera en que lleva las riendas del club.

Sin embargo, sorprende que Iker Casillas, principal víctima del egocentrismo de Mou, sigue validando las decisiones del técnico portugués en el cuadro blanco. Así lo dejó ver el capitán del Real Madrid y de la selección española, en una rueda de prensa realizada justo después del compromiso en el que su equipo goleó (4-0) al Celta de Vigo y se clasificó a los cuartos de final de la Copa del Rey.

Mourinho será recordado como el único técnico que hizo suplente al mejor arquero del mundo en una década. Pero Iker nunca ha visto con malos ojos las decisiones de Mourinho y, por el contrario, ha preferido culparse a si mismo de la suplencia que ha vivido en los últimos encuentros.

«Me apasionan los retos. En los momentos más complicados, sobre todo conmigo mismo, darme cuenta cada día de que vivo desde los cuatro años con ilusión. Ante esta situación, disfrutar mucho más, apretar mas los dientes, estar mucho mejor con mis compañeros, entrenarme más para demostrarme a mí mismo que puedo volver a recuperar la confianza. A veces nunca viene mal un pequeño toque de atención», dijo.

Además, Casillas subrayó que la decisión sobre su suplencia «viene del máximo responsable del equipo. Es una situación que él piensa y él cree. Tengo que seguir entrenando más, con la máxima ilusión de volver otra vez. La competencia que tengo que tener es conmigo mismo. Sentirme mejor y volver a tener esa confianza que el entrenador ha perdido en mí. Tengo que apretar más por todo el madridismo que está conmigo».

Casillas declaró que tiene que sacar «algo positivo» de todas las situaciones, y, en este caso, señaló que «personalmente», su suplencia le ha venido bien para «esforzarse más aún».

«Sirve para ser mejor, apretar los dientes si el míster me ha considerado que no estoy al nivel y demostrar que está equivocado. A seguir entrenando más, a estar calladito y a ayudar al club», señaló.

El guardameta señaló, no obstante, que la situación no le está afectando a nivel personal: «No lo estoy pasando mal, de verdad. Es una situación diferente, tengo que convivir con ella. Tengo que entrenarme más, mejor, demostrar que valgo para estar con el equipo y competir con Antonio Adán de manera sana».

«Los premios de 2012 quedan atrás. Y esto hace que vuelva a competir conmigo mismo. Ojalá que en 2014 digan que también he sido en 2013 el mejor en mi puesto. Eso querrá decir que ha salido las cosas bien», manifestó el siempre humilde Casillas.

Preguntado si seguirá en el club en el caso de que Mourinho continúe al frente del Real Madrid, recordó que tanto él como su entrenador tienen más años de contrato firmados.

«No sé lo que tendrá decidido el míster. Tiene contrato hasta 2016. Yo también tengo un contrato. Estar aquí es maravilloso, es especial, reúne todo para poder estar aquí. Soy madrileño, he jugado en el mejor club del mundo posible y me gustaría quedarme aquí», concretó.

Finalmente, lanzó un mensaje de apoyo a su compañero Adán, que provocó un penalti y fue expulsado en los primeros minutos del último encuentro de liga ante la Real Sociedad.

«A todos nos ha pasado. A mí me pasó en el minuto 45 del segundo tiempo de un partido hace dos años. Tiene el apoyo de todos los compañeros. La confianza que tenemos es plena. Todos y cada uno de nosotros le hemos apoyado», puntualizó el señor Iker.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!