El ex-estratega ‘motilón’ intentó con un puño arreglar los términos de su eminente salida del club.

Con bastante escándalo se vivió el regreso del Cúcuta Deportivo al remodelado General Santander. El duelo ante Deportes Quindio, que citaba a los hinchas rojinegros en el estadio insignia del equipo, no fue del todo una fiesta como muchos se esperaban y todo por culpa de un conflicto entre directivos, que le dio la vuelta al mundo por la manera en que se generó.

Todo inicia con el irregular andar del Cúcuta Deportivo en la Liga Postobon. Hinchas, periodistas y sobretodo las directivas, habían expresado en repetidas ocasiones la incomprensión con el cuerpo técnico, encabezado por el argentino Óscar Héctor Quintabani. Lo que nadie se imaginaba es en que iban a terminar dichas diferencias, que ademas, tienen hoy al equipo en boca de toda Colombia.

Como era de esperarse a raíz de los resultados, ya se había informado en Colombia de la salida del argentino, pero lo que no se sabía era la forma en que había dejado el club Motilón. Según dijo el dirigente del Cúcuta, Diego Mora, a la emisora colombiana ‘Blu Radio’, Quintabani le habría agredido en el aeropuerto ‘Camilo Daza’ de la capital nortesantanderena.

«El señor se fue a golpes contra mí. Si no es por el psicólogo del Cúcuta, no sé que me habría pasado. El me empezó a gritar que soy un cobarde pero yo no soy un hombre de puños, yo prefiero resolver las cosas con la razón», dijo Mora a la mencionada emisora colombiana.

Ahora, Quintabani se va por la puerta de atrás y con un ‘enemigo’ encima, dejando al Cúcuta Deportivo décimo en el rentado colombiano, con posibilidades de clasificar a los cuadrangulares finales. Pero lucha a la vez en contra de la promoción a segunda división, ya que su promedio acumulado lo ubica en el puesto 17 para dicha cuestión. Sobre el reemplazo del estratega argentino aún no se ha confirmado nada.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!