Tony Hibbert anotó su primer gol en 11 años y los hinchas se enloquecieron dentro del campo durante la celebración.

Marcar el primer gol de tu carrera deber ser algo inigualable. Bien lo dijo Xavi alguna vez en una entrevista: «El gol: es el orgasmo del fútbol». Y tenía mucha razón, con nada se puede comparar el éxtasis que se vive cuando se anota un gol y más aún, cuando marcas tu primer gol. Pues bien, como dicen por ahí: «más tarde que nunca» y de eso puede hacer fe el experimentado volante del Everton, Tony Hibbert, quien después de 11 años de carrera profesional, consiguió anotar su primer gol.

Lo llamativo de todo eso no es precisamente el tiempo que tardó el jugador ingles en probar el dulce sabor del gol; lo curioso es la llamativa celebración que produjo su tanto, en la que participaron hasta los hinchas. Varios de los asistentes al recordado encuentro invadieron el terreno de juego para abrazar y corear al conmocionado Tony Hibbert. Sin duda alguna, Tony y el Everton nunca olvidarán el 8 de agosto de 2012, pues ese día él, que disputó 309 partidos con los azules de Liverpool, marcó su primer gol causando un histórico delirio colectivo.

Tony Hibbert es una institución en el tradicional Everton de la Premier League. Defensa fuerte y poco técnico, los hinchas del equipo de Liverpool lo aman desde que fue campeón de la Copa FA juvenil de 1998 con las inferiores del club, y desde que debutó con el primer equipo en 2001 casi siempre ha sido titular. Sin embargo, en toda su carrera nunca había marcado un gol.

El esperado tanto llegó en un partido testimonial, homenaje que los clubes ingleses le rinden a un jugador que lleva más de diez años en la institución y el de Hibbert se anunció en junio. Desde ese día se especuló si el AEK le iba a regalar la satisfacción de un gol que él entrenó todos los días rematando de media distancia después de las prácticas.

El caso es que Hibbert tuvo su homenaje y el momento llegó: minuto 52′, tiro libre desde el costado izquierdo del área, a no más de 25 metros del arco del AEK. ‘Hibbo’, como le dicen cariñosamente, se paró frente al balón para mostrar que lo que lleva practicando por dos meses tenía que cumplirse y, aunque su remate fue flojo, el arquero del cuadro griego, que ya perdía por 3 a 1, tuvo la cortesía de una atajada deficiente. Justo ahí explotó Merseyside.

Cientos de hinchas se tomaron el campo para buscar a su ídolo y abrazarlo mientras miles lo aplaudían desde la tribuna y él celebraba como si acabara de ganar la Copa del Mundo. En su partido 310 con la azul del Everton, Tony Hibber por fin pudo marcar. Eso para él fue su titulo Mundial.

Fuente: Caracoltv.com

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!