A sus 38 años ‘el Burrito’ decidió dejar a un lado el deporte que le dio y al que le entregó los mejores momentos de su vida.

En medio del llanto, la nostalgia y la tristeza que lo embargan, el ex-delantero de River Plate confirmó el pasado jueves a la prensa radial argentina su decisión de ‘colgar las botas’ y ponerle fin a su carrera activa como futbolista. El habilidoso y experimentado atacante, portó durante muchos años la «10» del River Plate, por ello, todos sus palabras de agradecimiento y de despida giraron en torno a su pasado con el conjunto ‘millonario’.

«No es que me haya cansado. Es una decisión muy importante en mi vida porque el fútbol es importante para mí. Creo que es el momento. Hablé con mi hijo, lo he comentado con mis hermanas, con mis padres, y tomé la decisión», dijo el ex-futbolista a ‘Radio 10’, de Buenos Aires.

Consciente de lo importante que fue su paso por las filas del club con la banda cruzada, Ariel, se mostró y aseguró estar «muy bien, muy tranquilo» con la decisión que ha tomado y añadió que sólo espera organizar un encuentro de despedida a finales de año. «Ojalá que mi despedida pueda hacerse en el estadio ‘Monumental’. Sería algo maravilloso para mi».

«Creo que llegó el momento de decir basta. Lo que me queda del fútbol es el privilegio de haber compartido una cancha con Diego Maradona, Enzo Francescoli y Romario. Son grandes cosas que el fútbol me dio», comentó.

Ortega, que jugó como cedido por River en el equipo de la tercera división Defensores de Belgrano en la última temporada, dijo que «no se puede estar donde a uno no lo quieren. En River no me quisieron y me tuve que ir. Por eso tomé una decisión. Estoy tranquilo y espero que esté bien», indicó. De esta manera y con esas palabras se cierra su matrimonio con el fútbol, que empezó en River desde 1991 y que curiosamente terminó en Belgrano este 2012.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!