El ariete luso fue saboteado por sus compatriotas mientras paseaba con los compañeros de selección.

Bastantes ‘amargos’ han resultado ser estos últimos días de Cristiano Ronaldo con su selección. A su polémica actitud del pasado jueves con una pequeña que le pidió un autógrafo y CR7 se lo negó por llevar una camiseta del Barcelona (según la versión oficial del padre de la menor). Ahora se suma el rechazo de la afición portuguesa que ha demostrado su enojo con el ariete merengue, chiflandole y saboteandole su paso por Lisboa, mientras este recorrida la capital con sus compañeros de selección.

Según cuentan varios medios en Portugal, la noche del miércoles varios jugadores de la selección fueron a cenar a un restaurante de Lisboa. Pronto empezó a correr la voz y un reducido grupo de aficionados se concentró en el exterior del local. Allí estuvieron una hora y media esperando a que salieran los jugadores. Pero su sorpresa es que cuando salió Cristiano Ronaldo, se negó a firmar autógrafos ni a hacerse fotos con ellos. Fue entonces cuando, irritados, los aficionados empezaron a insultar al jugador a la vez que coreaban repetidamente el nombre de «Leo Messi». Cristiano se subió con rapidez a un coche con los cristales tintados, acompañado por sus guardaespaldas y se fue rápidamente del lugar.

Por el contrario, el resto de jugadores, como Coentrao o Meireles, sí que se pararon ante los aficionados, se hicieron fotos con ellos y les firmaron autógrafos. La actitud de CR7 una vez más será puesta en tela de juicio de los aficionados, quienes al parecer no están muy a gusto con el arrogante carácter del goleador merengue.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!