Cristiano Ronaldo termino el partido de Liga de Campeones ante el Dinamo de Zagreb cojo, después de que su tobillo derecho fuera cosido con tres puntos de sutura en el vestuario. El jugador del Real Madrid acabó muy enfadado y tras el encuentro no dudó en criticar al arbitro del partido. Ese hecho podría suponer una sanción para el jugador por parte de la UEFA.

Hace menos de un mes Arsène Wenger fue suspendido con dos partidos por unas declaraciones similares a las que Cristiano Ronaldo realizó ayer en Zagreb.

El luso aseguró en caliente después del encuentro que «la verdad es que no entiendo nada. Los arbitrajes, el fair play del que tanto habla la UEFA, la protección de los jugadores hábiles… No entiendo nada. A unos no se les puede tocar, pero a mí me dan palos. No entiendo nada».

El jugador ademas respondió a los silbidos que recibía en la tribuna y dijo: «Será porque soy guapo, rico y un gran futbolista, porque me tienen envidia. No tengo otra explicación».

Casos similares:

Cristiano Ronaldo no es el único que decide desafiar al colegiado en un partido de Champions. A Didier Drogba lo castigaron con cinco partidos cuando dijo en una eliminatoria ante el Barcelona que «esto es una puta vergüenza» en referencia al arbitraje de Ovrebo en Stamford Bridge. También sancionaron a Bosingwa con tres partidos.

Las sanciones se impusieron según la UEFA por considerar que ambos jugadores habían infringido los principios de la deportividad ya que insultaron al árbitro con comentarios ofensivos.

Ya veremos si la UEFA impone sanción o no al jugador portugués.

Fuente: Marca

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!