El 2011 es el año en que a Messi le «creció la Barba».

El talentoso delantero del Barcelona y figura, de la selección Argentina «Lionel Messi», se ha convertido en un icono de el mejor Barcelona de la historia, con unos números que adornan su pequeña figura y su humildad fuera de las canchas. Lionel Messi que tiene la mirada puesta en el que sería su tercer Balón de Oro consecutivo, la temporada 2010/11 ha constatado que, a sus 23 años, el astro argentino ha alcanzado la madurez futbolística.

El Año en el que Quizá Guardiola sea como esos padres a los que les cuesta aceptar que sus niños hayan crecido. Atrás ha quedado aquella oscura melena adolescente que parecía resguardarle de su timidez natural. Ahora, Messi es el líder de uno de los mejores equipos de todos los tiempos. Leo se ha hecho hombre.

Con esa barba de varios días que empieza a ser habitual, Messi parece querer evidenciar simbólicamente la madurez que le ha llevado a barrer casi todos los récords posibles en el campeonato liguero. De su mano, el Barcelona superó (16) la marca de victorias consecutivas que ostentaba el Real Madrid desde hacía medio siglo.

Desde que Guardiola apostó por alejarle de la banda derecha, se ha desatado como inesperado y letal ‘nueve’. Efectivamente, Messi no es Maradona, sino su evolución, una versión mejorada, más completa.

Y si la gesta de sus compañeros Xavi e Iniesta, al coronar por primera vez a España como campeona del Mundo, no fue suficiente para evitar que Messi renovara el Balón de Oro el pasado diciembre, cuenta con buenas posibilidades de alzarlo por tercera vez consecutiva, algo que solo consiguió el francés Michel Platini.

Pero la temporada de Lionel no ha sido la única destacable. El exigente Camp Nou parece haber dado el visto bueno a otros de los jugadores latinoamericanos del equipo, como los recién llegados Javier Mascherano y Adriano Correia, que ya brillan con el conjunto Catalán.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!