El Fútbol está de luto. Un lamentable episodio de violencia se vivió el pasado sábado en Indonesia. Un saldo de 125 muertos y 180 heridos dejó una pelea entre hinchas y policías durante un partido. Los tristes hechos ocurrieron en el Estadio Kanjuruhan, en la provincia de Java Oriental.




El Arema fue derrotado (2-3) por el Persebaya Surabaya antes de iniciar la pelea. Los aficionados ingresaron al campo y se enfrentaron con las autoridades. Según explicó en una rueda de prensa el jefe de policía de la ciudad, 24 personas perdieron la vida en el interior del estadio, mientras que las demás fallecieron en el hospital. Por lo menos otras 180 personas resultaron heridas y se encuentran bajo tratamiento médico en diferentes clínicas de la región.




Las autoridades indicaron también que, la mayor parte de las muertes se produjo a raíz de la estampida de los hinchas, quienes intentaban huir de la pelea generalizada, cuando decenas de ellos se asfixiaron. Tras lo sucedido, el presidente de Indonesia, Joko WidodoLa, suspendió la Liga. La tragedia ya es considerada una de las más mortales en la historia del fútbol mundial.