Sólo 8 segundos necesitó el París Saint-Germain para acabar con la sospecha de bronca entre su tridente. Neymar y Messi se juntaron en el saque inicial y permitieron que Mbappé marcara el gol más rápido de la historia del club. Kylian abrió el camino de la goleada (1-7) sobre el Lille con una hermosa vaselina.

Tras el saque inicial y en una jugada trabajada en los entrenamientos, Messi lanzó un balón en profundidad para Kylian, quien fue más rápido que los defensas, se plantara solo ante el portero Léo Jardim y le batiera por encima. Este golazo dejó al francés cerca del récord histórico de Michel Rio, que marcó a los 7 segundos del encuentro que enfrentó al Caen contra el Cannes, el 15 de febrero de 1992.




Fue una noche soñada para el trío ofensivo del PSG. Mbappé anotó un hat-trick, Neymar hizo doblete y Messi marcó un golazo. Y entre esos seis goles hubo asistencias de ellos mismos. El tanto restante fue obra de Hakimi. Los ahora dirigidos por Galtier siguen encendidos. Han jugado cuatro partidos esta temporada y todos los han ganado por goleada. ¡Una máquina!