Muchos pensaban que la salida de Casemiro iba a afectar el rendimiento del Real Madrid, pero en el primer partido que jugaron sin él ganaron por goleada. La víctima fue el Celta de Vigo (1-4) en Balaídos. La gran figura del encuentro fue Luka Modric, con una genial asistencia y un soberbio golazo.




El visitante se puso en ventaja rápidamente con un gol de penalti de Karim Benzema; igual de veloz fue el empate del local con otro tanto de pena máxima de Iago Aspas. Luego, apareció la magia de Luka para marcar el segundo y asistir a Vinícius en el tercero de los blancos. Finalmente, Federico Valverde selló la goleada del vigente campeón liguero. ¡Sin Casemiro, pero con Modric!