El mejor gol del fin de semana se marcó en Francia. Y no estamos hablando de la chilena de Lionel Messi ante el Clermont. Sino del impresionante golazo de volea de Jeremy Livolant, jugador del En Avant de Guingamp, en la victoria (1-2) sobre el Stade Lavallois Mayenne, en la Ligue 2.

Se jugaba el minuto 74 en el Stade Francis Le Basser, el encuentro estaba empatado (1-1), cuando llegó el golazo de Jeremy. El futbolista visitante aprovechó un despeje corto de la defensa local y sorprendió con un lejano remate de volea. La pelota tomó una curva increíble y se clavó en el ángulo supeior. Una obra de arte que podría pelear por el Premio Puskás de la FIFA.