El mejor gol del fin de semana se marcó este domingo en Bélgica. Julien Vercauteren, jugador del Lokeren Temse, anotó un golazo de volea desde 50 metros y sin dejar caer el balón al piso. Lo hizo en la goleada (3-0) sobre el Albert Mons, por la tercera ronda de la Copa de Bélgica.




Julien recibió el balón en el centro del campo tras una rechazo corto del rival. Sin dejarlo caer al suelo, le dio un toque y lo levantó. Al ver que se encontraba solo decidió dar otro toque y soltó una volea desde 50 metros. El portero estaba un poco adelantado, por lo que nada pudo hacer para evitar este golazo que, fácilmente, podría pelear por el Premio Puskás.