Yerry Mina regresó a la titular y el Everton volvió a ganar. El colombiano aportó seguridad y liderazgo en la valiosa victoria (1-0) sobre el Chelsea. El defensa caucano, que no ha tenido mucha regularidad por culpa de las lesiones, enloqueció a los delanteros rivales durante todo el partido.

Fue un partido perfecto para los toffees. Richarlison aprovechó la que tuvo, Pickford sacó todo lo que le llegó y Mina apagó la chispa de Havertz, Mount y Azpilicueta. Yerry estuvo intratable y hasta protagonizó la imagen más divertida del encuentro. Amagó con darle un cabezazo a Kai, pero terminó en el piso tras un leve empujón del alemán.