El Superclásico de Argentina volvió a tener aroma de café. El River Plate de Juanfer Quintero recibió al Boca Juniors de Frank Fabra, Sebastián Villa y Jorman Campuzano. Los cuatro colombianos estuvieron en cancha y fueron protagonistas del triunfo de los visitantes por la mínima diferencia (0-1).




En un partido cerrado y muy igualado, estaba claro que solo una genialidad o un error podría cambiar el destino. Y apareció lo segundo. La defensa de River se equivocó y la ofensiva de Boca aprovechó. Sebastián Villa le robó la pelota a Leandro González, dejó en el camino a Franco Armani y definió con la portería vacía. ¡Sorpresa en el Estadio Monumental!