Christian Eriksen sigue siendo uno de los hombres del momento en Inglaterra. El pasado fin de semana fue noticia por su regreso a las canchas (8 meses después de sufrir un infarto) y este sábado por un divertido abrazo que recibió, en la victoria del Brentford (1-3) sobre el Norwich.

El centrocampista danés cayó al suelo tras chocas con Brandon Williams. El lateral inglés, que inicialmente parecía muy enfadado, no dudó en abrazarle cuando vio que se trataba de Eriksen. Una imagen que le ha dado la vuelta al mundo y que nos representa a todos. Es imposible golpear a alguien como Christian.