Nuevo episodio de violencia en Brasil. Los hinchas del Paraná Clube ingresaron a la cancha y agredieron a los jugadores. Algunos futbolistas respondieron por lo que se armó una pelea que obligó a la suspensión del partido. Los hechos ocurrieron el pasado sábado durante la derrota (1-3) ante el Esportivo União.

Un grupo de aficionados altaron al césped del Estadio Durival de Britto e Silva y se enfrentaron con los jugadores. Los efectivos de la policía intervinieron y tuvieron que lanzar gases lacrimógenos para dispersar a los hombres que quisieron que el caos imperara en el escenario deportivo.