Cristiano Ronaldo fue uno de los protagonistas de la victoria del Manchester United (1-3) sobre el Brentford. Sin embargo, esta vez no se hizo notar por un gol o una asistencia, sino por su enfado con Ralf Rangnick. El portugués se enojó con su entrenador porque decidió cambiarlo por Harry Maguire al minuto 71.

CR7, que volvía de lesión, abandonó el campo rumiando en voz baja su enfado… pero en el banquillo se fue calentando. ‘¿Por qué a mí?’ parecía repetir una y otra vez durante varios minutos después de arrojar al suelo la chaqueta. Tan mosqueado estaba que Rangnick se acercó a él para tratar de calmar las aguas y explicarle su decisión.