El fútbol total del Manchester City sigue maravillando al mundo. Los hombres de Guardiola están en un gran nivel individual y colectivo. Prueba de ello es el golazo de Bernardo Silva en la victoria (1-2) sobre el Aston Villa. Una anotación que deja en evidencia lo aceitada que está la máquina de Pep.

Curiosamente, el gol nació en un ataque del Villa. Los defensas del City recuperaron la pelota y a partir de ahí se cuentan 10 pases hasta la finalización. Una secuencia maravillosa entre toques de cabeza para alejar el peligro, regate para quitarse de la presión, pase a profundidad y luego centro al área para una volea preciosa. ¡Un golazo total!