Diego Maradona nunca ganó el Balón de Oro porque en sus inicios era un premio exclusivo para jugadores europeos, de ligas europeas.

El séptimo Balón de Oro de Lionel Messi es el tema del momento en el fútbol mundial. Muchos creen que fue injusto que lo ganara, pero otros piensan que fue muy merecido. Sea como sea, lo único cierto es que amplió su registro como máximo ganador de la historia.

La mayoría de los argentinos están contentos y orgullosos por este nuevo récord de Leo. Digo «la mayoría» porque en realidad no son todos. Muchos consideran que es injusto que ‘La Pulga’ ya tenga siete y Diego Maradona, con quien se le compara, no haya ganado ninguno. ¿Por qué ‘El Pelusa’ nunca lo ganó?

El Balón de Oro comenzó a entregarse en 1956, a través de la revista ‘France Football’. Pero, a pesar de premiar al mejor jugador del planeta, durante casi 40 años fue exclusivamente para deportistas europeos. Entre los grandes futbolistas que no pudieron competir por el galardón estaban Maradona y Pelé.

Diego Maradona con el Balón de Oro

En todas las ediciones hasta 1995, el premio siempre se ha entregado a un jugador que está inscrito en un campeonato europeo de fútbol profesional y que además tiene la nacionalidad de uno de los países del viejo continente. Una ‘excepción’ ocurrió con jugadores como Alfredo Di Stéfano y Omar Sívori, nacidos en Barracas y San Nicolás de Los Arroyos. Esto fue posible porque ambos jugadores tenían nacionalidad española o italiana.

Esta restricción terminó impidiendo que Maradona y Pelé hicieran historia y ganaran el trofeo durante varios años. Diego por ejemplo podría haberlos ganado todos entre 1986 y 1990, aunque en 1995 recibió una mención honorífica, que fue una especie de reconocimiento a la injusticia cometida con él durante casi cuatro décadas.

Los premios que ganó Diego Maradona

Aunque no fueran oficiales, Diego recibió dos Balones de Oro, cuyos finales fueron bastante sorprendentes. El primero de ellos, al mejor jugador del Mundial de México, fue robado del Banco della Provincia de Nápoles. Al enterarse de ello, Maradona contactó con Salvatore Lo Russo, uno de los líderes de la mafia napolitana. Éste puso todos sus esfuerzos en recuperar el galardón, además de unos relojes robados del mismo lugar.

Cuando el mafioso declaró ante la policía antimafia de Napolés explicó que recuperó los relojes extraídos, ubicados en España. Pero que llegó tarde para rescatar el Balón de Oro. Aquellos ladrones habían decidido fundir el oro que contenía el premio.

El Balón de Oro honorífico entregado por Don Alfredo Di Stéfano tuvo un final bastante parecido. En este caso no fue robado, pero si que acabó derretido. En julio de 2014, la casa en la que residía su padre Don Diego en Villa Devoto sufrió un incendio. Entre los bienes materiales perdidos entre las llamas había varias reliquias que representaban distintos hitos en la historia del astro, como aquel Balón de Oro.




La injusticia cometida con Maradona y Pelé provocó que, a mediados de la década de 1990, ‘France Football’ abriera la participación de jugadores y ligas de todo el mundo, y fue entonces cuando, en el primer año de la nueva regla, el liberiano George Weah, que había dejado el PSG para ir a Milán, ganó la disputa.

Desde ese año de 1995, cuando las cosas se han dividido mejor, los sudamericanos han entrado de una vez por todas en la lucha por el trofeo, y eso está muy bien representado por Lionel Messi, que es el máximo vencedor, con 7.