El Inter de Milán acabó con el invicto del Napoli en la Serie A. Los nerazurri derrotaron (3-2) a los azurri, en San Siro. Sin embargo, el triunfo de los locales se vio opacado por un fuerte choque de cabezas entre David Ospina y Edin Dzeko. Ambos quedaron tendidos sobre el césped y el árbitro detuvo el juego por varios minutos.

Cuando corría el minuto 80, Ospina se la jugó e intentó cortar un pase aéreo con destino a Dzeko en la frontal del área. Pero, el delantero impactó primero la pelota y el portero terminó provocando el choque de cabezas. Para fortuna de todos los aficionados, tanto David como Edin lograron terminar el compromiso (con la cabeza vendada).