La jornada 3 de la fase de grupos de la Champions League terminó con polémica. Antoine Griezmann fue expulsado por una patada similar a la de Zlatan Ibrahimovic, que sólo recibió amarilla. Eso sí, ambos jugadores levantaron su pierna en exceso y pusieron en riesgo a sus rivales.

Por un lado, el delantero del Atlético impactó el rostro de Roberto Firmino en la derrota (2-3) ante el Liverpool. Y, por la otra parte, el atacante del Milan golpeó la cabeza de Chancel Mbemba en la derrota (1-0) ante el Porto. En resumen, dos patadas muy similares, en el mismo torneo, que fueron castigadas de manera diferente.