El siempre criticado atacante francés saltó desde banquillo para marcar el tanto de la victoria ante el sorprendente conjunto búlgaro.

Bulgaría se vistió de gala para presenciar la sufrida victoria del Real Madrid (1-2) ante el aguerrido Ludogorets Razgrad, en partido valido por la segunda jornada de la fase de grupos en esta Champions League. La pésima actuación del cuerpo arbitral empañó el buen espectáculo brindado por los jugadores de ambos bandos.

Para sorpresa de muchos y alegría de los presentes en el estadio, el cuadro local pronto se puso en ventaja gracias a Marcelinho (minuto 6), que dejó en evidencia el mal juego aéreo del Madrid. El córner fue al primer palo, como siempre, lo ganó un rival y Marcelinho, solo en boca de gol, marcó un tanto histórico para el Ludogorets.

Pasaron muchas cosas antes de que Cristiano Ronaldo (25 minutos), pusiera nuevamente la igualdad. El ariete portugués, que minutos antes había fallado un penalti, convirtió de pena máxima el primero de los visitantes. CR7 lanzó los dos penaltis a su izquierda, derecha de Stojanov. Uno lo paró el portero, el otro lo marcó el atacante. Para la polémica la decisión del árbitro, especialmente en la sanción de la segunda pena máxima. Con ese resultado se marcharon al descanso.

Para el segundo tiempo llegaron los cambios y con éstos la vuelta en el marcador del cuadro blanco. Ancelotti mandó al terreno de juego a Toni Kroos, James Rodríguez y Karim Benzema (77 minutos), quien fue el encargado de poner en ventaja a los españoles. Marcelo centró desde la izquierda y Benzema, solo, marcó a placer. Se cayó el hombre que marcaba al francés y eso permitió la valiosa anotación.

No hubo tiempo para más en un compromiso marcado por la polémica actuación del colegiado y la supremacía individual del Real Madrid. Aunque colectivamente el partido lo ganaron los locales, finalmente los tres puntos se los llevó el actual campeón de Europa que sigue liderando con suficiencia este grupo.

5Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!